Para concebir nuestro diseño partimos de la idea del movimiento y anatomía de la mano, es por ello que el modulo presenta una forma tubular para facilitar su agarre y movimiento. El simple impulso de la mano es suficiente para hacer funcionar la generatriz, sin esfuerzo y con una sola mano. Siempre con la posibilidad de recargar la batería de forma convencional o manualmente en caso de necesidad o emergencia.

Un perfil mejorado.

Voltmaker utiliza la energía cinética generada por el movimiento rotatorio de la mano, esto, supuso un gran reto, el de cómo llegar a diseñar una parte móvil sin aumentar excesivamente el peso total, es por ello que la parte móvil ha sido la más estudiada durante el proceso de concepción, con el fin de optimizar el rendimiento de su giro llegando a un producto con el menor peso total posible (menos de 300g).

Una generatriz, una batería, una tarjeta electrónica... en un producto de 15,5 cm.

Cada componente ha sido seleccionado con el fin de minimizar al máximo tanto el tamaño como el peso final, el resultado es un modulo con un generador, una tarjeta electrónica y una batería con un peso total inferior a 300 gramos y de 15,5 centímetros de largo, sin renunciar a un producto equipado con las ultimas tecnologías y de gran funcionalidad. Con una batería de alta densidad y superpuesta a la tarjeta electrónica, hemos conseguido un producto final de tan solo 36 milímetros de diámetro.

Un acabado de excepción.

La carcasa de aluminio hace de nuestro modulo Voltmaker un producto resistente a la par que elegante y ligero, el aluminio a sido pintado mediante un proceso de anodizado para darle mas resistencia a la pintura.

Las juntas han sido diseñadas para limitar el paso del agua y de cuerpos extraños.

Una rosca interna permite fijar el modulo a un trípode (opcional).